Disidencia coreo-escénica

Zero for conduct Jean Vigo

¿Es posible coreografiar la disidencia? Esta pregunta encierra una paradoja: si coreografiamos la disidencia no hay disidencia ¿o sí?. Sin embargo, parece ser que toda acción colectiva cuya inclinación sea la de interrumpir o disidir (no estar de acuerdo) necesita gestos coreo-escénicos para realizarse. Pensemos en una marcha pacífica cualquiera contra un gobierno, incluso en las batallas campales que se han dado recientemente en Turquía, Ucrania o Santiago de Chile y reconoceremos rasgos coreográficos, cuerpos que se organizan en función de otros cuerpos y el espacio. Incluso, aquella acción realizada por un hombre en solitario que se detuvo frente a un tanque en la Plaza de Tian’ anmen, en 1989 en China, conocido como “el hombre del tanque”, se identifica con un baile de resistencia.

Disidir, ya sea de forma individual o colectiva, parece ser siempre un gesto coreográfico simplemente porque responde a un situarse en relación con algo o alguien.

Coreo-grafía es escritura, es decir, lenguaje ¿puede la disidencia carecer de lenguaje para ser?

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: